18/05/2017 Venezuela

Otro muerto y ms marchas, mientras los obispos rechazan los cambios constitucionales

Cientos de opositores volvieron a intentar marchar este jueves hasta la sede del Ministerio de Interior y Justicia, en Caracas, aunque fueron dispersados por la Policía, y se registró otra muerte en Zulia, mientras los obispos aceptaron reunirse con la comisión encargada de la Asamblea Constituyente para expresarle su rechazo al intento de reforma.

Otro Muerto en una nueva marcha opositora en Venezuela


La manifestación opositora buscaba entregar un documento para pedir el fin de la represión en las demostraciones callejeras que se registran desde hace mes y medio en el país caribeño, y que ya dejaron 51 muertos con el fallecido hoy en Maracaibo, estado de Zulia, donde un joven de 24 años fue atropellado por un vehículo mientras ayudaba a otros manifestantes.

"Estamos saliendo a la calle y a responsabilizar con nombre y apellido al jefe de la represión (ministro de Interior), Néstor Reverol, porque él es el responsable de lo que está pasando en el país al igual que (el presidente) Nicolás Maduro", dijo el primer vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, en un video publicado en Twitter.

El mensaje pareció contraproducente: apenas un rato después las fuerzas de seguridad dispersaron la marcha con chorros de agua y gases lacrimógenos, y un cordón de la Guardia Nacional Bolivariana instalado en la autopista Francisco Fajardo, principal arteria vial de la capital, bloqueó el paso.

"Este pueblo está resteado (sin miedo), nos reprimen inútilmente (...) a pesar de la represión, aquí están estos valientes jóvenes luchando por el cambio", dijo Guevara en el video.

La esposa del condenado dirigente Leopoldo López, Lilian Tintori, pidió por su parte "no más represión, no más bombas" desde la autopista, y aseguró que no solo no dejaban que los opositores siguieran su trayecto, sino que los agentes policiales iban "avanzando disparando", aunque no especificó qué disparaban.

Desde otra columna, el jefe de la Asamblea Nacional (Parlamento) Julio Borges, invitó por Twitter a los venezolanos a continuar en las calles hoy, mañana y "hasta lograr ese cambio que quiere Venezuela".

Desde Washington, en tanto, el presidente Donald Trump dijo hoy que hará "lo que sea necesario" en cooperación con otros países del continente para "arreglar" la situación humanitaria en Venezuela, que calificó de "desgracia para la humanidad".

"Haremos lo que sea necesario; trabajaremos con otros para hacer lo que sea necesario para ayudar a arreglar eso (la crisis económica y humanitaria en Venezuela)", dijo Trump durante una conferencia de prensa.

Mientras, la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) aceptó reunirse con el jefe de la Comisión Presidencial para la Asamblea Nacional Constituyente, Elías Jaua, pese a estar en desacuerdo con la figura por considerar que no hace falta transformar la Constitución vigente.

A través de una carta pública, la CEV le informó a Jaua que acepta recibirlo mañana en la sede del episcopado, aunque los obispos reiteraron que no avalan la iniciativa de la Constituyente propuesta por el presidente Maduro, algo que le expondrán "personalmente" al ex canciller.

En tanto, el secretario de Estado Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, que fue mediador en el frustrado diálogo entre el Ejecutivo y la oposición, evaluó que la "solución verdadera" para encontrar una salida es llamar a elecciones. 

"Ya lo dije y aquí lo repito: en este punto la solución verdadera es la de las elecciones, dar al pueblo la posibilidad de expresarse según lo que quiera, devolverle la soberanía al pueblo y permitir que se determine su presente y su futuro", aseguró.

"Nosotros esperamos siempre que exista la posibilidad" de una mediación, porque si se abriera una posibilidad querría decir que la situación en cierto sentido mejora: por lo tanto no podemos hacer otra cosa que expresar nuestra esperanza de que esto suceda, porque lo que está ocurriendo es verdaderamente dramático y arriesga de volverse cada vez más dramático", deslizó el purpurado.

En medio del cruce de declaraciones y las protestas opositoras, el ex candidato Henrique Capriles denunció que su pasaporte fue retenido por funcionarios de inmigración en el aeropuerto de Caracas, desde donde tenía previsto viajar a Nueva York para reunirse con el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

El pasaporte "me lo robaron en inmigración, porque así es que se le puede calificar; ya estoy fuera del área de inmigración, lamentablemente. A todas las personas en la ONU: no he podido viajar, no voy a poder asistir a la reunión con el Alto Comisionado para los Derechos Humanos", afirmó Capriles en un video que difundió en su cuenta de Twitter desde el aeropuerto.

Capriles había anunciado horas antes que viajaría a presentar "personalmente" al Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas "todos los casos de los caídos, heridos, presos, represión" registrados durante las protestas en contra del gobierno.

La de Capriles se suma a la denuncia de otros dos opositores que han reportado la supuesta retención arbitraria de sus pasaportes luego de acudir a instancias internacionales para abordar el tema de la crisis venezolana: los diputados Luis Florido y Willkiams Dávila, ambos de la Comisión de Política Exterior del Parlamento.

También te puede interesar